Concepción Flores

(Buenos Aires, 1927 – Lomas de Zamora, 2017) Participó en diversos talleres literarios: Los siete locos, coordinado por Lorenzo Hogdon, estaba situado en Villa Independencia; en el taller del Conicet, coordinado por María J. Alonso; en el Taller Municipal de Lomas de Zamora Julio Cortázar, coordinado por Alejandro Seta, y en Convergencia de escritores José Pedroni. Publicó Elegía para América Inocente (El poeta con violín, Buenos Aires, 1992)

V

Regresarás en cada flor, en cada pájaro.

Eres eterna, inmutable. Como la estrella.

América dominada pero no vencida,

desde tu silencio

el mundo entero escucha tu voz.

Está lleno tu suelo

de manos blancas, piececitos negros,

que al son de tus sones, danzan.

América, ya no sufras, canta!

Tú eres la Madre, que seguirá

hinchando su cintura

para parir mil hijos cada tantas lunas.

Está escrito: Uno de ellos te salvará.

Impaciente preguntas: – ¿Cuándo?

  • Yo no sé.

Ingenua mía, no sabías que la esperanza

alimenta la vida?

De: Elegía para América Inocente

Sólo Penélope

Invierno, noche adentro

y yo sin sueño.

Con una pincelada roja

y brillante, corta el cristal

el rancio vino.

Lujurioso brebaje

enfiesta

a algunos, a muchos

los hunde en el infierno.

Cuando Noé despierta

ya en otro tiempo

la hora azul

del arrepentimiento

¡Como si pudiera

destejerse

el hilo de la vida!

III

Ya la están estaqueando

sobre la oscuridad y la tristeza

(por eso su mirar indiferente).

No oye a los vientos

que traen su mensaje misterioso

y encantador, al mismo tiempo.

Eras como la flor, América.

Desnuda y libre, miel y sal

ardiendo en cada pétalo.

Pronto serás la perdida criatura

que vaga aturdida, con el rostro velado,

nublada la mirada, inclinada la frente,

Como buscando. Qué?

La libertad perdida? Yo no sé.

Ay, inocente mía…

No sabías que el cepo y la cadena

se pueden esconder detrás de un beso cruel?

(de Elegía para América Inocente)

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Twitter
Instagram